FANDOM


El amanecer del nuevo día asomaba ya en el horizonte. Los primeros rayos de luz comenzaban a iluminar las extensas y verdes colinas, los campos y ríos de Ázharon, hasta llegar por fin a la enrome capital del reino, donde el humo de la guerra se levantaba con los cálidos vientos del sur de Exelium.

La dura batalla del Castillo Blanco entre humanos y demonios se prolongaba hasta este nuevo día. Ambos bandos habían combatido duramente toda la noche en una batalla en la que se habían perdido ya muchas vidas. Aún sin ningún vencedor aparente, el final se acercaba...

después de haber escuchado un fuerte estruendo, el joven Tharion avanza presto desde los jardines del castillo en dirección a las viejas ruinas. Tras él, la joven Sharia le sigue el paso con firmeza...

Sharia: (Pensando) Pese a su herida sigue corriendo con esa energía... ¿De verdad es posible... que toda esa fuerza provenga solo de su voluntad?... No tiene ningún sentido, contradice con todo aquello que he aprendido...

Tharion: ¡Oye! ¡Sharia! - Llama la atención de la joven. - ¡Ya estamos llegando!

La joven vuelve de sus pensamientos y mira al frente, delante de ellos se logra apreciar un antiguo y desgastado recinto.

Tharion: ¡No veo a nadie!

Sharia: (Pensando) No parece haber enemigos cerca... ¿Qué produjo aquel estruendo de antes?

Tharion: ¡...! ¡Mira! ¡Parece que las ruinas se están derrumbando!

Sharia: (Pensando) ¿Qué habrá ocurrido?... - Se pregunta extrañada. De repente, la joven se detiene en seco. - ¿..?

Tharion: ¿..Qué ocurre? - Se fija en su compañera. - ¿Sharia?

Sharia: (Pensando) ¿Qué?... ¿Acaso él no la escucha?... Esa voz...

"Dentro de las ruinas... Debéis ayudarlos o morirán!

Sharia: ¡...!

Tharion: ¡No sé que ocurre! ¡Pero voy a entrar!

Sharia: ¡No! ¡Espera!

Tharion: ¡¿Entonces qué hacemos?!

Sharia: ¡Hay...! ¡Hay alguien dentro! ¡Debemos evitar que se derrumbe!

Tharion: ¡¿Qué?! ¡Es tarde! ¡Tch!

Pronto el joven Tharion se lanza rápidamente hacia las ruinas...

Sharia: (Pensando) ¿Qué demonios ha sido eso?... - Se pregunta confundida. - Mi cuerpo... Por alguna razón estoy perdiendo mis fuerzas... - Se arrodilla lentamente con un gesto de cansancio. - Tharion... ¿Qué vas a...?

Tharion: ¡¡¡¡¡¡AGUANTAAAAAAAA!!!!! - Grita el joven desde el aire, mientras lanza una gran cantidad de energía desde su puño que arrasa con toda las ruinas.

Una vez más, Tharion hace uso del don de los dioses, lanzando una fuerte onda plateada contra las ruinas, haciendo que los escombros, muros y techos se resquebrajen y salgan despedidos varios metros lejos de las ruinas.

Entre los restos de las ruinas se logran distinguir dos figuras. Se trataban del joven elfo Nelhir Lerethir y la medio demonio Naerith.

Tharion: ¡Siento llegar tarde, compañero! - Sonríe alegre.

Nelhir: ... Tharion... - Cierra sus ojos, presa ya de las heridas y la pérdida de sangre.

Tharion: ¡...! ¡"Melvir"! - Se aproxima hasta su compañero, herrando como de costumbre en el nombre.

Sharia: ¡¡...!! ¡Tharion, no te acerques! - Le grita con fuerza, algo debilitada. - ¡La que está a su lado! ¡Es una líder enemiga!

En ese momento, Tharion se gira hacia el cuerpo de la joven demonio, la cual parece estar inconsciente. Pero de pronto sus ojos se abren y rápidamente, se incorpora. Tharion, se prepara con seriedad para el ataque... Pero para sorpresa de los dos jóvenes humanos, Naerith no realiza ningún movimiento. Solo se queda en su posición, con una mirada indiferente.

Tharion: ¡Tú! ¡Tú le has hecho esto, verdad! - Exclama furioso.

Sharia: ¡¿Qué demonios me pasa?! ¡¿Por qué no puedo levantarme?! - Intenta incorporarse para ir a ayudar a su compañero. - ¿Qué ha sido eso que he sentido hace un momento?...

Naerith: ... - Permanece en silencio. Tras unos segundos vuelve la mirad hacia el cuerpo del joven elfo.

Tharion: ¡Si quieres luchar! ¡Yo seré tu oponente! - Le impone serio.

Naerith observa detenidamente al joven elfo y pronto aparta la mirada, dándole la espalda a Tharion.

Naerith: ... Él esta vivo... Pero si no curáis sus heridas pronto morirá... - Se aleja lentamente.

Tharion: ¡...! - Se alarma por las palabras de su enemiga. - ¡Tú se lo has hecho! ¡No te dejaré ir tan...! - Le interrumpen.

Sharia: ¡Tharion! ¡Si luchamos ahora contra ella Nelhir morirá! ¡La prioridad es él! ¡Tenemos que sacarlo de aquí! - Le ordena con determinación. - Luego nos ocuparemos de ella... - Se incorpora con dificultad.

Tharion: ¡....! - Se sorprende una vez más por la gran disciplina de la joven, dándose cuanta lo lejos que realmente está de su nivel. - (Pensando) Maldita sea... Me he dejado llevar por mis emociones... - Aprieta sus puños.

Tharion queda unos segundos pensativo... Decepcionado de sí mismo por haber puesto su sed de venganza por encima de su promesa. La joven demonio se aleja de la zona poco a poco hasta desaparecer entre las penumbras sombras de las ruinas.

Rápidamente Sharia consigue incorporarse hasta el cuerpo de Nelhir, algo sosegada, realizando un rápido diagnóstico para tratar sus heridas. Tharion observa con atención y se sorprende por todos los conocimientos de su compañera.

Tharion: ... Sharia... Yo. - Trata de decirle algo.

Sharia: ¿Aún sigues creyendo que esto es un juego?... - Pregunta con frialdad sin dejar de atender un solo momento al joven elfo.

Tharion: ¡Claro que no! Yo solo... - Exclama el joven algo indignado.

Sharia: ¡Tú solo, ¿qué?! ¡¿Pretendes ser un Guardián?! ¡¿Salvarlos a todos siempre y quedar como un héroe?! - Se vuelve hacia él, elevando el tono.

Tharion: ¡Solo pretendo ayudar! - Exclama dolido por las palabras de su compañera.

Sharia: ¡No se puede solo pretender! ¡Hay vidas en juego! ¡No puedes ir por ahí actuando sin pensar! ¡Posees un poder que no puedes controlar y podrías hacerle daño a alguien! !Deja de comportarte como un crío! - Le sujeta con fuerza por el cuello de la camisa.

Tharion: ¡Tch...! - Se miran con seriedad.

Nelhir: "Cof" "cof"... - Tose débilmente, llamando la atención de los dos jóvenes, apaciguando el ambiente.

Sharia: Tch... - Suelta a Tharion. - Si quieres ayudar ve y localiza a Farko y a la princesa Enirith... - Se vuelve nuevamente hacia el malherido elfo.

Tharion la mira con seriedad, con un gesto molesto en su rostro. Pronto se da la vuelta y se dirige hacia la entrada de las ruinas. La joven continua tratando con algunos vendajes las heridas del elfo, pero en su rostro se logra apreciar un gesto dolorido pero firme.

El joven Drakker avanza rápidamente en busca de los dos Atlanters. Inmerso en las palabras de su compañera, Tharion trata de comprender lo que significa ser realmente un Guardián. Mira sus manos, buscando la respuesta a sus acciones, dándose cuenta de lo rápido que le afecta a una persona la ira y la sed de venganza... Como el hecho de ver sufrir a sus compañeros puede transformarse en un veneno que destruye todos sus principios... Pronto le viene a la mente una imagen, la imagen de un símbolo, de unas palabras, el Recuerdo de los Antiguos... La imagen de una... !Idea Inquebrantable!

Continuará... Editar

<<Capítulo Anterior/Siguiente Capítulo>>